Vicente Juan Masip, más conocido como Juan de Juanes(pintor valenciano) , es hijo del magnífico pintor valenciano Vicente Masip. Adoptó los modos italianizantes que su padre apenas había comenzado a conocer; le cautivaron en especial el sfumato de Leonardo y la gracia de Rafael, que supo asimilar perfectamente en sus lienzos religiosos, de los cuales destacamos sin la menor duda la Última Cena, basada a partes iguales en los esquemas compositivos leonardescos y el dibujo rafaelesco. Juanes colaboró con su padre, Vicente, durante sus años de formación y madurez. Su estilo fue muy similar, aunque el del hijo resulta mucho más blando y amanerado por la influencia del primer Manierismo, que el padre no llegó a asimilar en su pintura.

Vida y obra

Sus primeras obras las realiza junto a su padre, lo que ha creado serios problemas para determinar la autoría de las obras anteriores a 1550, fecha de la muerte de Macip. Es especialmente problemática la atribución de los paneles del Retablo de la Catedral de Segorbe.

Se conjetura si Juanes estudió en Italia, pues recibió la influencia de la pintura de dicho país, especialmente de Sebastiano del Piombo. Los historiadores tienden a pensar que nunca salió de España y que, como su padre, absorbió esas influencias observando las pinturas extranjeras que llegaban a la región de Valencia. Concretamente, de Sebastiano del Piombo, existían varias obras importantes, que fueron copiadas e imitadas por múltiples artistas.

En la Valencia de su época Juan de Juanes fue el pintor de mayor relevancia. Dedicado fundamentalmente a la iconografía religiosa, entre sus obras destacan La Santa Cena, San Sebastián en la sinagoga, La Sagrada Familia, el retablo de la Iglesia de La Font de la Figuera, Asunción de Nuestra Señora, las Bodas místicas del Venerable Agnesio (buen ejemplo del Renacimiento), el retrato del Venerable donante y La Inmaculada Concepción, que es considerada como su obra maestra, como predecesora de la tipología iconográfica que Francisco Pacheco, en su Arte de la pintura, expondrá como canónica.

Representante del Renacimiento valenciano en una época ciertamente convulsa por motivos religiosos y políticos, De Juanes consiguió crear un estilo propio y unos tipos iconográficos que serían repetidos por sus seguidores. Son importantes sus Salvadores Eucarísticos, Ecce Homos y Dolorosas. Provocó un cambio en la pintura valenciana y es el mejor representante de este ambiente prerreformista de mediados de siglo XVI.

Otras obras dignas de mención son: la vera effigies del arzobispo de Valencia Santo Tomás de Villanueva (Sala Capitular del Catedral de Valencia), las tablas sobre san Esteban, un retrato del señor de Bicorp (todos en el Museo del Prado) y un singular retrato de Alfonso V de Aragón (Museo de Zaragoza).

Su obra fue continuada por diversos pintores: su hijo Vicent Joanes (también conocido como Vicente Macip), Vicent Macip Comes (continuador de las formas familiares, manifestadas en una pequeña Santa Cena), Margarida Joanes, Nicolás Borrás o Nicolau Factor. El estilo de sus seguidores no fue muy apreciado por los mecenas de la época, sobre todo por el patriarca Ribera, pero aún así fueron un referente pictórico importante.

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    u=12551 (jueves, 25 abril 2013 22:11)

    I shared this on Myspace! My buddies will definitely like it!