Escudo de Valencia

El escudo oficial de la ciudad de Valencia, está formado por un escudo de cairó (en rombo) con cuatro franjas rojas sobre fondo amarillo. El escudo se encuentra coronado, y sobre dicha corona se posa un murciélago con las alas extendidas. A cada lado del escudo, se ubican sendas eles mayúsculas.
El origen del actual escudo de la ciudad de Valencia, se remonta al siglo XIV, cuando se adoptó como divisa las propias armas reales: un escudo en cairó, con cuatro palos de gules sobre campo de oro.

Primer escudo coronado
Posteriormente Pedro el Ceremonioso, en reconocimiento a la resistencia opuesta por Valencia a Pedro el Cruel de Castilla durante la Guerra de los dos Pedros (1356-1365), le concede a la Ciudad de Valencia el derecho a utilizar sobre sus armas la corona real. Se hace referencia a este privilegio en un documento del Manual de Consells de 1377 (Archivo Histórico Municipal de Valencia, años 1375-1383, n. 17, sig. A): «E es cert quel senyal per los molts alts Reys darago atorgat e confermat a la dita Ciutat era e es lur propri senyal Reyal de bastons o barres grogues e vermelles. [...] [L]o molt alt senyor Rey ara Regnant per son propri motiu e sa mera liberalitat tenint se aixi com fon sa merce per molt servit de la dita Ciutat senyaladament en la guerra de Castella prop passada specialment en los dos Setges e pus principalment en lo segon e derrer daquells tenguts sobre aquella per el Rey de Castella enadi la dita corona al dit senyal». Así, por tanto, se trataría inicialmente de una enseña heráldica que fue evolucionando hasta adoptar la forma de una bandera, con una corona sobre las barras de los reyes de la Corona de Aragón.

Las "L" representan el título de "Ciudad dos veces Leal" que le fue concedido a Valencia por Pedro el Ceremonioso en agradecimiento tras la defensa victoriosa de la ciudad de los ataques de las tropas castellanas en 1363 y 1364 durante la "Guerra de los dos Pedros" que enfrentó a Pedro I de Castilla y Pedro IV de Aragón. En esta guerra, Aragón pretendía anexionar los territorios de Murcia, en poder de Castilla y dominar el Mediterráneo, en poder de Castilla y sus aliados genoveses. La guerra se desencadenó por el ataque y hundimiento de dos naves genovesas por parte de los aragoneses y durante la misma fueron atacadas y ocupadas por Castilla importantes ciudades aragonesas como Teruel, Caudete, Alicante y Villena. Sin embargo Valencia sobrevivió a dos ataques y logró tal distinción.

Escudo de Valencia
En el siglo XVII, el dragón alado que aparecía en algunos escudos reales, dio lugar al murciélago, que ya había sido utilizado en algunas representaciones heráldicas. Existen numerosas leyendas que explican el porqué de la aparición del murciélago en el escudo, todas ellas relacionadas con el asedio de la ciudad por las tropas de Jaime I el Conquistador.
El escudo actual tiene, desde el final de la Guerra de la Independencia Española -1808-, dos ramas de laurel que simbolizan la defensa de la Ciudad ante el general francés Moncey. Otorgadas a la ciudad por Fernando VII.

Historia de la señera coronada

Pedro el Ceremonioso, en reconocimiento a la resistencia opuesta por Valencia a Pedro el Cruel de Castilla durante la Guerra de los dos Pedros (1356-1365), le concede a la Ciudad de Valencia el derecho a utilizar sobre sus armas la corona real.

Se hace referencia a este privilegio en un documento recogido en la siguiente cita:

«E es cert quel senyal per los molts alts Reys darago atorgat e confermat a la dita Ciutat era e es lur propri senyal Reyal de bastons o barres grogues e vermelles. [...] [L]o molt alt senyor Rey ara Regnant per son propri motiu e sa mera liberalitat tenint se aixi com fon sa merce per molt servit de la dita Ciutat senyaladament en la guerra de Castella prop passada specialment en los dos Setges e pus principalment en lo segon e derrer daquells tenguts sobre aquella per el Rey de Castella enadi la dita corona al dit senyal»

Manual de Consells de 1377 (Archivo Histórico Municipal de Valencia, años 1375-1383, n. 17, sig. A)

«Y es cierto que la señal por los muy altos Reyes de Aragón otorgada y confirmada a la dicha Ciudad era y es su propia señal Real de bastones o barras amarillas y rojas. [...] El muy alto señor Rey ahora reinante por su propia iniciativa y su mera generosidad considerándo así Su Merced cómo fue bien servido por la dicha ciudad señaladamente en la reciente guerra de Castilla, especialmente en los dos asedios y más principalmente en el segundo y último de aquellos realizados sobre ella [Valencia] por el Rey de Castilla añadió la dicha corona a la dicha señal»

Así, por tanto, se trataría inicialmente de una enseña heráldica que fue evolucionando hasta adoptar la forma de una bandera, con una corona sobre las barras de los reyes de la Corona de Aragón.

La existencia de dicha corona queda demostrada desde el siglo XV gracias a la gran cantidad de portulanos en los que se mostraba, bien como una bandera adicional sobre azul (Vallseca 1439), bien conjuntamente con las barras dentro de una franja azul junto al asta (Roselli 1466, anónimo de 1473), o bien coronando la bandera en vertical (Joan Martínez 1540), trazando sus respectivos mástiles sobre la Ciudad de Valencia.

La primera representación conocida de una Señera coronada en un portulano parece haber tenido lugar en una fecha tan temprana como 1410 (aprox.), en un portulano anónimo custodiado en la Biblioteca Nacional de Francia, París.

El 31 de mayo de 1449, el Consejo municipal dispone que, ante el deterioro de la antigua señera (el Pendón de la Conquistaentregado por Jaime I a la Ciudad de Valencia, que pasará a custodia monástica hasta 1838), esta se substituya por una nueva señera similar pero con corona:

«[...] attenets que la bandera d´or e flama, fos squiurada e gastada, per tal proveiren ne fos feta una nova consemblant de aquella, empero ab Corona»   Manual de Consells, Archivo Histórico Municipal de Valencia, A-34, fol CC, años 1447-50

La existencia de una franja azul junto al asta habría quedado reflejada en el memorial de gastos escrito por el Mestre Racional para la confección de la señera en los años 1503, 1545 y 1596, en el que se menciona el uso de «tella d'or ample pera la corona de la dita bandera ab tafatà de grana i blau» (1545) o bien «tafatà de mantós blau pera la asta i corona de dita bandera i setí carmesí i mig palm de setí vert pera la pedrería de la corona»escudo de Pedro el Ceremonioso, igualmente azul, y que se colocaba en el extremo del asta. (1596), aunque esta tela azul también podría haber sido usada para la capa del yelmo que se refleja en el

Sea como sea, no hay unanimidad entre los historiadores sobre este último punto: Manuel Sanchis Guarner considerará que el color original de la franja con la corona es desconocido y que derivó en azul hacia 1850, e incluso algunos autores, como Pere M. Orts, llegan al extremo de afirmar que tanto la corona como la franja azul serían el resultado de una modificación de mediados del siglo XIX (con anterioridad, la corona no habría sido bordada sobre la señera, sino que se habría limitado a la pieza metálica, con el drac-alat o el murciélago encima, que actualmente se muestra en el extremo del asta de la actual Real Señera que se conserva en el Archivo Histórico Municipal de Valencia).

En aquella época no existían banderas como símbolos territoriales, sino enseñas heráldicas de reyes, nobles, y villas. Así, la bandera de la Ciudad de Valencia reflejaría su escudo, ya con la concesión honorífica de Pedro el Ceremonioso de la corona. Durante la época medieval, los súbditos de las villas de patrimonio real, seguían tras la Señera Real, es decir, los cuatro palos de gules, símbolo del rey; los de señoríos seguían la enseña de la cruz de San Jorge, símbolo de la armada de la nobleza; y los de la Ciudad de Valencia tenían el privilegio y honor de seguir su propia bandera, probablemente la única privativa que existía entonces, que se izaba sobre las Torres de los Serranos. El honor era tal que posteriormente se le asignó a la señera coronada una unidad militar específica para su escolta y protección, los caballeros del Centenar de la Ploma.

Un sector de la historiografía enfatiza la total ausencia de la Señera Coronada en las pinturas del Palacio de la Generalitat (de alrededor de 1590), en las que todas las señeras aparecen sin la corona, como una de las pruebas de que la bandera del antiguo Reino de Valencia era la misma del Rey, y no la de la Ciudad.

Muy posteriormente, durante el siglo XIX, coincidiendo con el auge económico de la Ciudad de Valencia y su área de influencia, la histórica "región de la naranja" (desde Burriana hasta Denia), la señera coronada se populariza en dicha área, hasta que poco antes del siglo XX, el valencianismo político la reivindicó como símbolo de la Comunidad Valenciana, no sólo de la Ciudad de Valencia. No obstante, fuera de la "región de la naranja" se seguía considerando como símbolo de la Comunidad Valenciana el único que se conocía históricamente, que es la del Reino de Valencia y, por tanto, la señera real, sin corona ni franja al asta, pero dicho símbolo territorial ya fue adoptado previamente por Cataluña durante la IIª República.

Durante la Guerra Civil la señera tricolor se popularizó en la propaganda militar del bando republicano, y fue izada en Ibiza, que fue tomada por republicanos valencianos. Tras el fin del conflicto, en el desfile de la victoria del bando sublevado, en Madrid el año 1939, se exhibían ambas señeras como trofeos de guerra, juntamente con otros símbolos como la ikurriña. Durante la dictadura de Franco, el uso de ambos símbolos fue muy tutelado, de manera que se utilizaban de forma muy restringida como residuos folclóricos, y las autoridades franquistas se aseguraban, por ejemplo, que no se utilizaran durante los preparativos de las Fallas de Valencia, amenazando a los miembros de la Junta Central Fallera con un día de prisión que por cada "bandera secesionista" que se mostrara en los balcones en las calles de la ciudad.

Al final de la dictadura, en los años 60, con el resurgimiento del valencianismo político, a pesar de su rupturismo con todos los símbolos y planteamientos del valencianismo de preguerra, el académico valencianista Manuel Sanchis Guarner convenció a las autoridades franquistas para que la señera coronada dejara de ser prohibida, y se adoptara legalmente como bandera de la Ciudad de Valencia. Además, esta vez el nou valencianisme influye en toda la Comunidad Valenciana, no sólo en la "región de la naranja", hecho que influyó en la adopción de la Señera Real, la cuatribarrada sin franja azul ni corona, como símbolo dela Comunidad Valenciana, ya que era conocida por todos los valencianos, mientras que la señera coronada aún era conocida sólo por una parte.

Asimismo, tras el fin del régimen franquista, el Consell Preautonòmic del País Valencià1981, entre cuyos acuerdos se incluía la adopción de un nuevo símbolo consensuado, una señera con con escudo de la Generalitat sobre la franja azul al asta, como bandera oficial de la comunidad autónoma, con el nombre oficial de País Valenciano. Posteriormente dicho proyecto de Estatuto fue ampliamente modificado por el Congreso de los Diputados de Madrid en 1982, hasta el punto de romper el consenso político valenciano previo, ya que se cambió la bandera propuesta por la señera coronada, así como el "termino oficial de país valenciano" que fue sustituido por el de Comunidad Valenciana, a propuesta del diputado de UCD Emilio Attard. adopta la senyera cuatribarrada sin corona, con el emblema de la Generalitat en el centro como bandera oficial del ente preautonómico, izándose en el balcón del Ayuntamiento de Valencia junto con la señera coronada, entonces bandera de la ciudad. Finalmente, las negociaciones sobre el Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana desembocaron, con el consenso de todos los partidos políticos valencianos participantes, en el Pacto de Benicàssim de

Actualmente, la señera coronada genera cierto rechazo entre ciertos partidos nacionalistas (Esquerra Republicana del País Valencià, EV, etc...) y en otros partidos de izquierda (EUPV, Els Verds, etc...), si bien dicho rechazo es cada vez menor debido a la fuerza de su uso institucional durante más de veinte años, y últimamente existen sectores que se muestran dispuestos a asumir dicha bandera si se recupera el término de País Valenciano como oficial, recuperando el consenso de 1981 sobre los símbolos, como por ejemplo el Bloc Nacionalista Valencià.

A principios de 2006 el Congreso de los diputados empezó a tramitar el nuevo Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana, consensuado por los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE-PSPV. Este nuevo Estatuto fue aprobado en abril de 2006 por el Parlamento Valenciano por una mayoría de 84 votos a favor y 5 en contra. En él se establece como bandera, al igual que en el anterior, la Señera Coronada o Senyera Valenciana, en los mismos términos que lo hacia el anterior.

Deja tu comentario

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Best Juicer (miércoles, 01 mayo 2013 05:06)

    This article was in fact just what I had been trying to find!

  • #2

    J.Carrión (miércoles, 01 mayo 2013 09:42)

    glad